ESP
domingo, 21 de enero de 2018
Santander: Colegio Salesiano María Auxiliadora
Visitas 2031
Desde su llegada a Santander en 1908, los salesianos han desarrollado una importante labor pastoral en favor de las clases populares de la zona. En 1908 se fundó el colegio, en el que se ha aplicado a lo largo de más de 100 años el Sistema Preventivo de Don Bosco.
Valoración: 7/10
 

Oferta educativa:

Aula de 2 años

Educación Infantil

Educación Primaria

ESO-Secundaria Obligatoria

Bachillerato

Ciclos Formativos Grado Medio

Ciclos Formativos Grado Superior

Formación profesional Básica

Formación Ocupacional y Continua

Jornada Continua

Centro Bilingüe

 

Otros servicios:

AMPA

Talleres educativos para Padres

Departamento de Orientación

Secretaría

Comedor Escolar

Biblioteca

Guardería

Extraescolares

Cafetería AA.AA

Centro Trinity

Club Dosa: Deportes: Iniciación deportiva y Balonmano

Grupos de fe: Somalo Joven

Club Atalaya: Oratorio-Centro Juvenil

 

 

SalesportClub: centro deportivo

ONG: Jóvenes y Desarrollo

 

  

Instalaciones:

Auditorium

Iglesia pública de María Auxiliadora

 

 

Sala Don Bosco: Sala de Conferencias

Polideportivo

 

 

Dirección postal: c/General Dávila, 73. 39006. SANTANDER.

Teléfono: 942 21 13 38

Fax: 942 21 22 90

Web: www.salesianossantander.org

E-mail: cssa@salesianosaviles.es

Perfiles sociales:

Facebook: salesianos.santander     Salesianos-Santander

Twitter: @Salessantander

Youtube: salesianossantander

Flickr: salesianossantander

Instagram: salesianossantander


Reseña:

En 1904 comenzaban las obras del actual Colegio “María Auxiliadora”. Éste se inauguró el 2 de febrero de 1908, siendo su primer Director D. Jesús Carballo, gran investigador y conocedor de la Prehistoria de Cantabria.

 

Invitados por el Sr. Obispo de la Diócesis, D. Vicente Sánchez de Castro, los Salesianos llegaron a Santander en los primeros días de mayo de 1892. Inspirándose en Don Bosco y en su Sistema Preventivo, fueron los iniciadores de una presencia eclesial cuya misión era responder a las necesidades de la juventud y de las clases populares de la ciudad y de la región.

 

 

           

 

 

La primera casa salesiana en Santander, la humilde casa de Prado de Viñas, pronto resultó insuficiente para tan vasta y hermosa misión. Los primeros Salesianos llegados a Santander, con su estilo original de vida y de acción, se implicaron de tal forma en la promoción de la juventud, que muy pronto los ciudadanos de bien tomaron conciencia de la importancia social de la obra salesiana. El Sr. Obispo, sacerdotes, hombres y mujeres notables de la región, y otras muchas gentes sencillas contribuyeron, según las propias posibilidades, a hacer realidad la obra salesiana en Cantabria. Gracias a esta colaboración, no sólo se afianzó la labor de los primeros Salesianos, sino que también fue posible la inauguración del actual Colegio “María Auxiliadora” en 1908. La historia demuestra que, ya desde los inicios, la obra salesiana en Santander constituía una incipiente comunidad educativa y pastoral, pues integraba “en clima de familia... a jóvenes y adultos, padres y educadores... en una experiencia de Iglesia, reveladora del plan de Dios” (C 47).

 

Con el cierre de la casa de Prado de Viñas en 1942, la presencia salesiana en Santander se concentró en el Colegio “María Auxiliadora”. A lo largo de su existencia casi centenaria, e inspirándose siempre en San Juan Bosco y en una constante lectura renovada de su espíritu en los cambiantes contextos socioculturales, esta obra ha ido adaptándose a las distintas necesidades sociales y educativas, y a los nuevos retos de la misión de la Iglesia. Este desarrollo ha hecho posible hitos importantes, y ha sido el resultado de la unión y colaboración de muchas personas: Salesianos, padres y madres, profesores y profesoras, colaboradores seglares, antiguos alumnos, miembros de la Asociación de María Auxiliadora, benefactores, etc. Algunos de ellos derramaron su sangre, siendo semilla de nuevos cristianos y testimonio para nuevas generaciones.

 

Gracias a esto, y al igual que en otras presencias de los hijos de Don Bosco, la misión salesiana en Santander ha sido una experiencia comunitaria y compartida. Según el mismo Don Bosco, los Salesianos son, con su vida comunitaria, centros de comunión y de participación para la muchas personas que ofrecen su aportación específica a la misión salesiana y difunden su carisma. Esta experiencia constituye la comunidad educativo-pastoral, es decir, el “conjunto de personas (jóvenes y adultos, padres y educadores, religiosos y seglares, representantes de otras instituciones eclesiales y civiles e incluso miembros de otras religiones, hombres y mujeres de buena voluntad) que trabajan juntos en la educación y evangelización de los jóvenes, especialmente los más pobres”.

 

Un Colegio Centenario, 1908-2008

En el 1988 ya celebramos el Centenario de la muerte de Don Bosco, el fundador de los Salesianos.  Poco después, en el 1992, también celebramos el Centenario de la llegada de los salesianos a Santander. Se establecieron en la calle S. Celedonio, en el colegio “Prado de Viñas”, hoy colegio de la Anunciación. Pero ese colegio pronto se quedó pequeño y fue necesario construir otro más amplio, dadas las necesidades del momento. En 1894 comienzan las obras, que no terminaron hasta 14 años después, y en 1908 se inauguró el edificio del actual colegio, en forma de L, correspondiente a los brazos de la calle Gral. Dávila y el que bordea al polideportivo.

 

Con el tiempo llegarían otras obras: la Escuela Profesional Salesiana “Antonio Trueba Barquín” (1956), cuyo cincuentenario hemos recordado ampliamente en el 2006. También  la iglesia (1960); el teatro-cine (1966); el campo de fútbol (1970), y actualmente el Complejo Deportivo “Salesport” y el Polideportivo (2009).

 

El año 2008 hemos celebrado solemnemente el Centenario del Colegio; hemos cumplimos 100 hermosos años. Ello nos ha traído a la memoria muchos recuerdos, sucesos y, sobre todo, personas.  Y en el 2012, la presencia de la reliquia de Don Bosco en nuestra casa ha sido un momento de renovación carismática y bendición

 

Actualmente podemos contar, gracias a Dios y a la generosidad de no pocas personas implicadas, con un amplio y hermoso Centro que trata de llevar adelante con ilusión un proyecto educativo fiel al espíritu y a la pedagogía de Don Bosco.

 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad