ESP
miércoles, 21 de febrero de 2018
Madrid: Estrecho
Visitas 3278
Fundada en 1922, esta presencia salesiana del madrileño barrio de Tetuán se compone de la comunidad San Juan Bautista, el colegio del mismo nombre, la parroquia de San Francisco de Sales y el Centro Juvenil La Balsa.

Año de fundación: 1922

Sectores de la obra:

Comunidad San Juan Bautista

Colegio Salesiano San Juan Bautista

Parroquia San Francisco de Sales

Centro Juvenil La Balsa

Dirección postal: Francos Rodríguez, 5. 28039. MADRID.

Teléfono: 91 450 00 00

Fax: 91 311 14 37

Web: www.salesianosestrecho.org

Perfiles sociales:

Twitter: @SalesEstrecho

E-mail: comunidad@salesianosestrecho.es


Reseña:

El 1 de enero de 1922 se inaugura el primer edificio, en la madrileña calle de Francos Rodríguez, cuya historia ha quedado para siempre unida a la presencia salesiana. Empieza a funcionar el Oratorio Festivo, animado por estudiantes de Carabanchel. En 1923 comienzan las obras de otro pabellón para clases y residencia de salesianos. Las actividades crecen y el desarrollo de la obra recibe un gran impulso. El 21 de marzo de 1926 se colocó la primera piedra de la futura iglesia. Se terminó de construir en 1931. Fue la recompensa al esfuerzo y sacrificio ilusionado del salesiano Antonio Torm. Por ella mendigó, aguantó insultos y vejaciones; le costó serios disgustos, pero mereció la pena.

Toda la amplia actividad desarrollada en esta obra va a desembocar al gran mar de la Familia Salesiana, donde se palpa la vida de los grupos de los Salesianos Cooperadores, Hogares Don Bosco y Asociación de Antiguos Alumnos. La Asociación de María Auxiliadora propaga su devoción y hace que las capillas domiciliarias de la Virgen visiten los hogares del barrio, manteniendo la fe tradicional de nuestro pueblo, que el 24 de mayo se siente convocado a la procesión por las calles del barrio.

Fruto de la unidad Colegio-Parroquia es la Coral Familiar San Francisco de Sales, que anima y adorna las celebraciones litúrgicas y culturales. “Nos vemos en los salesianos” es una de las frases que más resuenan en estos contornos. Nuestro casa es como el patio del barrio: patio de recreo, campo de deportes, lugar donde las madres, en viva tertulia, esperan a sus hijos; donde se citan los amigos; donde los abuelos ven los partidos de los equipos federados el domingo por la mañana. El alma invisible de este ambiente social es el carisma salesiano, empeñado en no dejarse vencer por el cansancio o los años. Rebelde a las jubilaciones, va y viene por el pórtico, los campos de deportes como en los primeros tiempos.

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad