ESP
domingo, 18 de febrero de 2018
Fiesta del Beato Felipe Rinaldi en Salesianos Arévalo
- Por: Sergio Oter Díaz
07/12/2017 - 543 Visitas


El 5 de diciembre es un día especial para la Congregación. Celebramos la memoria del Beato Felipe Rinaldi, tercer sucesor de Don Bosco. Y en Arévalo tiene un sentido notable: la fiesta de los salesianos mayores y enfermos de la casa de salud.


 

A las 17.45 horas comenzaba la celebración de la Eucaristía presidida por Alfredo Martín, director de la obra salesiana de Arévalo. Salesianos de la comunidad, salesianos que pertenecen a la casa de salud “Felipe Rinaldi” y el personal que cuida de los hermanos estuvieron presentes y colaboraron en la celebración.

?“El Señor siente ternura por sus fieles” así dice el salmo 102 que fue eje central de la homilía. Y es que esa es la realidad de toda nuestra vida pero, especialmente cuando vivimos la enfermedad, el peso de los años,… se vuelve en una máxima.

Tras la Fiesta eucarística, llegó la otra fiesta, una merienda compartida para todos los asistentes, amenizada por los cantos tradicionales (villancicos incluidos) y los gestos de cercanía y ternura del personal encargado del cuidado de los hermanos de la casa de salud.

?“El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo…” (Mt, 13,44). Y es que el tesoro de nuestra inspectoría no lo tenemos que buscar más, pues está en Arévalo, en León y en Logroño, en nuestras casas de salud. No nos preocupemos por las obras, ya que nuestro tesoro son las personas, esas que hacen grandes las comunidades, los colegios, los oratorios, las parroquias. Los salesianos que han dado su vida a Dios por los jóvenes y siguen ofreciendo hasta su último aliento al Señor. Ellos son el corazón verdadero, el impulso de todos nuestros esfuerzos, son la sangre que circula por nuestros brazos para trabajar por el Reino. Son los hermanos mayores y enfermos, los primeros de la Inspectoría, los primeros de Jesús, son Jesús en la cruz. Y ya no caben en la casa, se nos queda pequeña, pero no es que lo sea, sino porque ellos son inmensos, pues el cielo no cabe en ninguna mansión.

?Muchos han descubierto este tesoro, y lo visitan, y lo contemplan, y lo comprenden. Gracias a los hermanos que seguís pasando por aquí a saludar a los primeros, a los preferidos de Dios, los que queréis gustar las delicias del cielo. Os esperamos con los brazos abiertos.

Adjuntos
Buscador

 
Últimas Noticias

Así lo afirma el Inspector, Juan Carlos Pérez Godoy, en un comunicado enviado a todas las Casas de S ...
Todas las secciones han vibrado en torno a la fiesta de D. Bosco. Los de Infantil y Primaria, además ...
Hoy Miércoles de Ceniza, comienza la Cuaresma, un tiempo favorable para nuestra vida de creyentes. ...
El pasado martes 6 de febrero, alumnos y alumnas de primero y segundo del Ciclo Superior de Diseño ...
Cytycentro de Ciudad de los Muchachos en Vallecas (Madrid) ha realizado su viaje anual y nos lo cuen ...
La empresa alemana ofrecerá formación en control numérico computarizado (CNC) de máquinas herramient ...
 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad